tips

No tomar alcohol en exceso

El alcohol no proporciona ningún valor nutricional para el cuerpo y no puede digerirse. El organismo considera al alcohol como una toxina que tiene que liberar de inmediato. También es una fuente de calorías "vacías" y tiene muchos efectos a corto y largo plazo en la piel:

a. Agotamiento de Nutrientes y Envejecimiento Precoz - El consumo de alcohol comienza a quitarle al cuerpo los nutrientes esenciales que necesita. Muchos de estos nutrientes actúan como fuente de oxigeno para la piel y la deficiencia del mismo debilita la piel ante los radicales libres del medio ambiente. El alcohol también disminuye la vitamina A, lo cual hace que la piel sea más susceptible a las bacterias, además de reducir su flexibilidad y espesor. La deficiencia de oxígeno y suministro de vitamina A en la piel también inhibe la producción de colágeno y elastina, agotando la firmeza y juventud de la piel.

b. Deshidratación - El alcohol es un diurético, lo que significa que extrae agua del cuerpo, por lo que reduce el nivel de agua y causa la deshidratación. Una piel deshidratada, pierde su apariencia humectada y aumenta las irregularidades preexistentes en la misma, como las líneas finas y arrugas. Las pieles secas sufren más que las que no lo son.

c. Color de la Piel - Muchos bebedores excesivos tienen manchas y rosetones visibles y similares a los efectos de la rosácea. La ingesta de alcohol hace que la sangre fluya de forma estrecha a la superficie de la piel, ya que el alcohol hace que los vasos sanguíneos pequeños de la piel se dilaten y se reúnan allí, como para tomar oxígeno. Las personas con piel clara son especialmente propensas a este enrojecimiento facial. Un ejemplo del consumo de alcohol puede ser el enrojecimiento de la piel y un hábito de bebida hace que la piel se enrojezca y se manche de forma permanente a largo plazo. Esta apertura de los vasos sanguíneos también crea hinchazón, por lo que muchos bebedores parecen tener una cara hinchada e hinchazón bajo los ojos.

d. Venas Visibles y Capilares Rotos - El enrojecimiento de la piel que se produce por beber alcohol puede empeorar rompiendo capilares y haciendo visibles las venas. La dilatación capilar por la ingesta de alcohol puede llegar a ser tanta que los capilares se rompen, haciendo que se hagan visibles las venas rojas y moradas, especialmente alrededor de la nariz y en las mejillas. Algunas personas con la piel clara que beben en exceso parecen tener una nariz púrpura como resultado de muchos pequeños capilares rotos y venas visibles que en conjunto crean la "nariz de bebedor", como se le llama en Irlanda.

e. Relación entre la piel y el hígado - La mayoría de la gente sabe que el alcohol puede dañar enormemente al hígado, pero es un hecho menos conocido que el efecto del alcohol sobre el hígado realmente causa una apariencia amarillenta en la cara cuando el hígado está dañado y no puede realizar sus funciones de forma correcta.