tips

Dormir entre 7 y 8 horas diarias

El descanso y buen sueño son fundamentales para una piel sana, joven y luminosa. Durante la noche, la piel se renueva y se beneficia pues no está expuesta a los agentes ambientales como la luz del sol, la contaminación y los cambios de temperatura. Cuando duermes, le permites a tu piel recuperarse de todos los “traumas” que sufre durante el día, así como también absorber mejor los productos aplicados antes de acostarte.